Científicos advierten sobre una nueva variante de Covid-19 con un alto número de mutaciones

Los científicos han informado que una nueva variante del Covid-19, que tiene un “número extremadamente alto” de mutaciones, puede provocar nuevas olas de la enfermedad al evadir las defensas del organismo.

Solo se han confirmado 10 casos en tres países mediante la secuenciación del genoma, sin embargo, la variante ha suscitado una grave preocupación entre algunos investigadores porque varias de las mutaciones pueden ayudar al virus a evadir la inmunidad.

La variante B.1.1.529 tiene 32 mutaciones en la proteína spike, la parte del virus que la mayoría de las vacunas utilizan para preparar al sistema inmunológico contra el Covid-19. Las mutaciones en la proteína spike pueden afectar la capacidad del virus para infectar las células y propagarse, pero también pueden dificultar que las células inmunitarias ataquen al patógeno.

La variante fue detectada por primera vez en Botswana, donde ya se han secuenciado tres casos. Se han confirmado seis más en Sudáfrica, y uno en Hong Kong en un viajero que regresaba de Sudáfrica.

El Dr. Tom Peacock, virólogo del Imperial College de Londres, publicó los detalles de la nueva variante en un sitio web de intercambio de genomas, señalando que la “cantidad increíblemente alta de mutaciones en la proteína spike sugiere que esto podría ser realmente preocupante”.

En una serie de tuits, Peacock señaló que “hay que vigilar mucho, mucho, debido a ese espantoso perfil spike”, pero añadió que puede resultar ser un “grupo extraño” poco transmisible. “Espero que así sea”, escribió.

La Dra. Meera Chand, directora de incidentes de Covid-19 en la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, indicó que, en colaboración con organismos científicos de todo el mundo, la agencia vigila de forma constante la situación de las variantes de Sars-CoV-2 a medida que surgen y se desarrollan en todo el mundo.

“Como está en la naturaleza de los virus mutar con frecuencia y al azar, no es inusual que surja un pequeño número de casos con nuevos conjuntos de mutaciones. Cualquier variante que muestre indicios de propagación es evaluada inmediatamente“, dijo.

Los primeros casos de la variante se registraron en Botswana el 11 de noviembre, y tres días después se registró el primero en Sudáfrica. El caso detectado en Hong Kong era un hombre de 36 años que tuvo un resultado negativo en la prueba PCR antes de volar de Hong Kong a Sudáfrica, donde permaneció del 22 de octubre al 11 de noviembre. Dio negativo cuando regresó a Hong Kong, pero resultó positivo el 13 de noviembre mientras estaba en cuarentena.

Inglaterra ya no cuenta con una lista roja para imponer restricciones a los viajeros que llegan del extranjero. Las personas que no están completamente vacunadas deben obtener un resultado negativo antes de volar y realizarse dos pruebas PCR a su llegada. Las personas completamente vacunadas deben realizarse una prueba Covid-19 en los dos días siguientes a su llegada.

Los científicos vigilarán la nueva variante para detectar cualquier signo de que esté adquiriendo fuerza y se extienda más. Algunos virólogos sudafricanos ya están preocupados, sobre todo por el reciente aumento de casos en Gauteng, una zona urbana que incluye Pretoria y Johannesburgo, donde se han detectado casos de B.1.1.529.

Ravi Gupta, profesor de microbiología clínica en la Universidad de Cambridge, señaló que el trabajo en su laboratorio descubrió que dos de las mutaciones en B.1.1.529 aumentaban el nivel de infección y reducían el reconocimiento de los anticuerpos. “Sin duda, parece un motivo de preocupación importante basándonos en las mutaciones presentes”, indicó. “Sin embargo, una propiedad clave del virus que se desconoce es su infecciosidad, ya que eso es lo que parece haber impulsado principalmente a la variante Delta. El escape inmunológico solo es una parte de lo que puede ocurrir”.

El profesor François Balloux, director del Instituto de Genética de la UCL, comentó que el gran número de mutaciones de la variante aparentemente se acumuló en un “único estallido”, lo que sugiere que podría haber evolucionado durante una infección crónica en una persona con un sistema inmunológico debilitado, posiblemente un paciente con VIH/SIDA sin tratamiento.

“Definitivamente, esperaría que no fuera fácilmente reconocido por los anticuerpos neutralizantes en relación con la variante Alfa o Delta”, dijo. “Es difícil predecir el grado de transmisión que puede tener en esta fase. Por el momento es necesario vigilarla de cerca y analizarla, pero no hay razón para preocuparse en exceso a menos que comience a aumentar su frecuencia en un futuro próximo”.