Sunday, March 29, 2020
La Verdad Nos Hará Libres


Empresa ecocida Calica se “disfraza” de Sac-Tun

La minera pretende con un cambio de nombre que la sobreexplotación que ha cometido pase desapercibida

Por El Quintana Roo en Medio Ambiente en 5 marzo, 2020 Etiquetas: , ,


Comparte

PLAYA DEL CARMEN, Q. ROO.- La empresa Calizas Industriales del Carmen (Calica), dedicada producción de agregados pétreos, ahora bajo el nombre Sac-Tun, pretende que los ciudadanos olviden la devastación que ha venido cometiendo desde hace más de 30 años en el estado.

Como Calica ha sido señala por sobreexplotar los bancos de material petreo; incluso, en 2018 ya se había dado a conocer que rebasó la superficie de explotación autorizada que es de siete hectáreas anuales, lo cual da un total de 140 al año 2020, y se constató que la superficie excedente es por 2.15 hectáreas, es decir, a la fecha de la visita complementaria tenía una superficie de 142.15 hectáreas, por lo cual ya agotó la superficie de explotación.

Cabe destacar que durante mucho tiempo se ha señalado a esta empresa de atentar contra el ecosistema, causando un grave ecocidio, afectando a la flora y la fauna. Y que pese a múltiples denuncias de ciudadanos y activistas no se ha hecho nada contra la empresa, que hoy con un cambio de nombre e imagen corporativa pretende que se olvide el daño causado por años.

En el 2016, el ambientalista e investigador de campo, Raúl Padilla, exhibió cómo la minera estadounidense Vulcan Materials Company, con su filial en México, CALICA (Calizas Industriales del Carmen), destruía por medio de detonaciones zonas vírgenes de selva en el Caribe mexicano, específicamente en Playa del Carmen, en el municipio de Solidaridad, en Quintana Roo, y cómo la explotación y devastación del terreno había trastocado el manto freático, dejándolo al descubierto sin que ninguna autoridad hiciera nada al respecto.

Toda el agua que está expuesta es el manto freático, y el nivel de la selva, como pueden ver, está mucho más arriba de toda esta zona que ya está dinamitada y devastada. Todo este material pétreo que sacan de la mina se lo llevan a Estados Unidos y allá lo convierten en carreteras, en autopistas”, explicaba Padilla ante la cámara al tiempo que quedaba registro visual del daño ecológico.

En el documental independiente Erosión, el especialista mostró cómo la actividad minera fragmentaba sistemáticamente el corredor biológico de especies protegidas, amenazadas y en peligro de extinción, como el jaguar, un animal protegido por las normas mexicanas (NOM-059-SEMARNAT-2010). El jaguar es considerado un animal sagrado y ancestral, pero el crecimiento de la ciudad, la minería y la caza furtiva lo arrastran lentamente a su aniquilación. En un minucioso y continuo trabajo de fototrampeo, Padilla documentó -y actualmente documenta- la presencia de diferentes especies en áreas aledañas a las actividades de Calica, como los emblemáticos felinos, cuya sobrevivencia se sospecha complicada por la poca o nula protección de las autoridades, principalmente por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), dependencia en México responsable, supuestamente, de velar por los ecosistemas y aplicar las leyes.

Hoy, ahora como Sac-Tun- la empresa ofreció una rueda de prensa para detallar lo logrado en seis meses del lanzamiento de su “proyecto de sustentabilidad” de tres años, en el que financian diversos estudios ambientalistas en el estado.

La actividad que realiza la empresa ha generado críticas, en especial por su litigio contra el Ayuntamiento, para explotar otros dos predios colindantes, actualmente marcados para conservación y que se indican son parte del corredor utilizado por jaguares.

Comentarios


Deja un comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *