Inflamación del volcán Askja en Islandia enciende las alarmas

Una inusual actividad sísmica en una zona volcánica cerca de la capital de Islandia, Reykjavik, inactiva desde hace casi 800 años, mantiene a los expertos vigilantes y preparados ante una posible erupción.

El cono del Monte Keilir está situado a solo 25 kilómetros de Reykjavik y domina el área que ahora está siendo monitoreada de cerca por los vulcanólogos para detectar los primeros signos de una posible erupción.

Islandia está en alerta máxima desde la semana pasada después de una serie de pequeños terremotos y temblores relacionados con el aumento del flujo de magma en el sistema volcánico Krysuvik. Las posibilidades de una erupción ya eran bastante probables la semana pasada, aunque ahora empiezan a surgir dudas sobre si tendrá lugar o no.

La Agencia de Protección Civil dijo este lunes: «Debemos seguir asumiendo que existe la posibilidad de una erupción». «Esto siempre debe tomarse en serio, porque todo puede cambiar muy rápido», dijo a la AFP Thorbjorg Agustsdottir, sismólogo de Iceland GeoSurvey.

Las señales registradas

Los últimos datos indican que el magma se encuentra aproximadamente a un kilómetro de la superficie de la Tierra. «Eso es muy poco profundo. Es muy probable que este magma provenga de una fuente de al menos ocho a 10 kilómetros, incluso podría tener más de 20 kilómetros», dijo el vulcanólogo de la Universidad de Islandia Thorvaldur Thordarson, aunque un magma como este no siempre llega a la superficie de la Tierra.

Según los expertos, lo más probable es que cualquier erupción se produzca en una fisura ubicada entre el monte Keilir y el monte Fagradalsfjall, en una zona deshabitada que no representa ningún riesgo para la vida humana o daños materiales.

Krysuvik es un llamado sistema volcánico, sin volcán central. El sistema entró en erupción por última vez en el siglo XII, mientras que la última erupción en la península de Reykjanes fue en 1240.

Los signos de un posible despertar volcánico en la península aparecieron por primera vez hace más de un año, pero fue un gran terremoto de magnitud 5.7 ocurrido el 24 de febrero lo que indicó que un gran fenómeno podría estar a punto de ocurrir.

Desde entonces, la Oficina Meteorológica de Islandia (OMI) ha registrado más de 34.000 temblores en la península, un número no visto desde que comenzó el monitoreo digital en 1991. Después de una pausa de dos días, la actividad sísmica se intensificó nuevamente durante la noche del martes al miércoles.

«Como sabemos, esto puede estar pasando por fases, pero de hecho es un nivel de actividad muy alto para este año», dijo Sara Barsotti, coordinadora de peligros volcánicos de la OMI.

Islandia es la región volcánica más grande y activa de Europa, y es estudiada extensamente por expertos que tienen una vasta red de monitoreo en la isla del Atlántico Norte.

Sin embargo, la zona volcánica de la península de Reykjanes sigue siendo un enigma. «No sabemos cómo se ponen en marcha los sistemas de magma en la península de Reykjanes para una erupción. ¿Qué tipo de señales de perturbación llevan asociados? ¿Cuánto tiempo llevan? No lo sabemos, porque nunca antes lo hemos podido medir «, dijo Thordarson.

Consecuencias limitadas

Pero una cosa es segura: en caso de una erupción, sería un estallido limitado de lava y no mucha ceniza. En otras palabras, nada que ver con la erupción de 2010 del volcán Eyjafjallajokull de Islandia, cuyas enormes columnas de ceniza interrumpieron el tráfico aéreo durante semanas en Europa y dejaron varados a millones de viajeros.

«Las erupciones en esta zona volcánica, en general, son bastante pacíficas. Se trata de derrames de lava y no muy grandes para la mayoría de ellos», dijo Pall Einarsson, geofísico de la Universidad de Islandia.

Los estudios geológicos muestran que la pequeña península alberga cinco sistemas volcánicos que parecen mostrar signos de actividad aproximadamente cada 800 años. El episodio volcánico más reciente en la región duró tres siglos, con varias erupciones que duraron más de una década.

«Es posible que nos estemos dirigiendo hacia un nuevo período de erupción en la península de Reykjanes», sugirió Thordarson.

Esta no sería la primera vez que una zona volcánica inactiva se despierta en Islandia. Una madrugada de 1973, fuentes de lava sorprendieron a los habitantes de la isla de Heimaey, en las islas Westman, surgiendo de una fisura a solo 150 metros del centro de la ciudad, en la primera erupción de ese volcán en 5.000 años.

Más recientemente, los expertos advirtieron en junio de 2020 que el volcán Grimsvotn debajo del glaciar Vatnajokull, el volcán más activo de Islandia, se estaba preparando para entrar en erupción, pero finalmente no llegó a suceder.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí