Antártida verde: Cambio climático transforma el sur de la Tierra

Antártida-de-verde-

Cuando uno piensa en la Antártida indefectiblemente se imagina miles de kilómetros de nieve y hielo, lo que lo convierte en un continente completamente blanco. Sin embargo, algunas regiones se están tiñendo de verde debido al crecimiento de la vegetación en el suelo.

El paisaje blanco se transforma en verde ya que la subida de las temperaturas facilita la expansión de distintas especies vegetales. En particular, el fenómeno que más preocupa a los científicos es el creciente florecimiento de algas microscópicas. Si bien las algas que crecen en la zona son diminutas, cuando florecen en masa transforman la zona en un verde brillante que hasta puede verse desde el espacio, según científicos de la Universidad de Cambridge y del British Antartic Survey.

Si las tendencias climáticas se mantienen, cada vez habrá más áreas libre de hielo en las costas del continente, lo que facilitará la llegada y el asentamiento de algas, musgos y distintos animales.

Pérdida de hielo

Según Enrique Isla, investigador del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, el cambio más preocupante de todos los que se están viendo en la región es el de la pérdida de hielo. “Esto acelera el calentamiento global.

Y las algas son las principales causantes de este fenómeno debido a su color intenso y oscuro. Al contrario de lo que genera la nieve, que refleja los rayos del sol de nuevo hacia el espacio, las áreas que se vuelven más oscuras absorben un grado mayor de energía y generan un aumento de la temperatura. Esto calienta la superficie y causa el derretimiento del hielo.

La región de la Antártida más afectada por esta situación es la península y las costas del continente, pero el continente en su conjunto está sufriendo las consecuencias del aumento de temperaturas a nivel global: según un estudio, en enero de 2020 la Antártida Oriental experimentó su primera ola de calor, llegando a tener temperaturas de casi 7 grados por encima de la media.

Todos los días la comunidad científica nos alerta, mediante nuevos descubrimientos, de la delicada situación que supone cambio climático y lo inminente que son sus consecuencias. El deshielo de la Antártida y de los glaciares tiene grandes consecuencias para el resto del mundo, generando una elevación del nivel del mar que causa, y causará más en el futuro, inundaciones en las ciudades costeraspudiendo dejar a millones de personas sin casa ni suelo.