Los retos de los odontólogos ante el Covid-19 y la Nueva normalidad

Los odontólogos forman parte del personal de salud que corre más riesgos al tratar pacientes ante la pandemia de Covid-19. Por lo menos 203 dentistas – del sector público y privado- se han contagiado de Covid-19 durante la emergencia sanitaria, de acuerdo al último reporte de  la Secretaría de Salud.

Debido a que la saliva es el principal medio de transmisión del virus SARS-CoV-2, los odontólogos adaptan su práctica a la pandemia para brindar una atención libre de  “contagios cruzados” dentro de la denominada nueva normalidad, señaló a Excélsior, Diana Nayely Mejía Sánchez, Jefa del Departamento de Salud Bucal del ISSSTE.

La boca es un  caso particular porque representa un nicho privilegiado de contaminación, ya que la saliva es trascendental en la transmisión de enfermedades entre humanos, por lo que de forma habitual los odontólogos, laboramos tomando todas las medidas para evitar infecciones cruzadas entre médico y paciente o entres otros pacientes”, explicó.

 

LA NUEVA NORMALIDAD PARA LOS DENTISTAS

El cambio más importante que están realizando los odontólogos, es la optimización de todas las medidas de protección para evitar tener contacto con la saliva y a su vez,  brindar seguridad a todos los pacientes que atiendan.

Mejía Sánchez añadió que aunque durante esta pandemia se ha dado prioridad a las urgencias bucales, los odontólogos están adecuando sus servicios para brindar atención de manera regular, cumpliendo al pie de la letra con la Norma Oficial de la Secretaría de Salud, NOM-013-SSA2-2015 para la prevención y control de enfermedades bucales.

Debemos tener en cuenta que los dentistas, aplicamos todas las medidas de higiene y desinfección al momento de trabajar, pero  ante la pandemia de Covid-19, tenemos la responsabilidad de   reforzar las medidas preventivas universales, como lavado de manos, estornudo de etiqueta y evitar en la medida de lo posible, el contacto físico.

Estamos obligados, -previo a la atención odontológica- a realizar una encuesta que funciona como un triage respiratorio, donde al paciente se le pregunta: ¿si ha tenido fiebre o no?, ¿problemas de salud?, ¿tos o estornudos frecuentes?, ¿diarreas?, o si ¿ha estado en contacto con personas positivas a Covid-19?, si el paciente responde afirmativamente y tiene la necesidad de la atención de urgencia, se tiene el protocolo a seguir”, explicó.

ATENCIÓN ODONTOLÓGICA A PACIENTES CON COVID-19

Tanto en la práctica privada, como en el sector público para atender a un paciente con Covid-19, los dentistas deben determinar que se trata de una urgencia, pues una atención habitual, debe esperar para evitar contagios, señaló la especialista del ISSSTE.

Explicó que el odontólogo deberá aplicar las medidas universales de higiene y  utilizar lo siguiente:

-Gorro desechable

-Protección ocular con careta

-Cubrebocas  N95

-Bata de manga larga

-Encima de su bata, debe poner una bata  quirúrgica desechable o en su  caso un traje completo especial para atender casos de Covid-19

-Guantes

-Durante la atención evitar en la medida de lo posible evitar el uso de la pieza de mano, porque  hay tratamientos que se pueden realizar sin recurrir a este instrumento

-Uso obligatorio del  eyector de saliva  para que el paciente evite estar escupiendo

-De ser posible,  también se sugiere lentes de protección para el paciente y cubrir su regazo

-Sanitización obligatoria del material y de superficies

 

ATENCIÓN ODONTOLÓGICA DE CASOS NO COVID-19

 

La Jefa del Departamento de Salud Bucal del ISSSTE, señaló que de ahora en adelante, la práctica odontológica tendrá que realizarse con el mismo protocolo de sanidad y medidas de higiene con las que se atiende un paciente con coronavirus, debido a que existen personas asintomáticas, que sí pueden propagar el virus SARS-CoV-2, a través de su saliva.

La diferencia en la atención a pacientes no Covid -19, explicó Diana Nayely Mejía Sánchez, es que se les podrá brindar la atención bucal que requieran, sin que se trate de una urgencia.

De ahora en adelante, lo ideal es no tener contacto con la saliva del paciente. Ahora sabemos, que con las personas que acudan al dentista  y no tengan contagio de coronavirus, prácticamente se debe seguir el mismo protocolo de sanidad,  con la desinfección de superficies y toda el área de trabajo.

 

La medicación, en todos los pacientes, se hará de acuerdo al historial médico que se elabore antes de iniciar cualquier tratamiento”, señaló.